No se murieron...

Mención honorífica  en la 2a Bienal de Arte de Veracruz.
432 fotografías intervenidas con acrílico y plumón.
70x100cm
2014


No se murieron... versa en primer lugar sobre la violencia que ejerce el hombre sobre el hombre y sobre una práctica de recuperación. La pieza es una consecuencia del caos que predomina en nuestra ciudad, en nuestro bello estado y país donde día a día desaparecen personas, sean niños, niñas, jóvenes y adultos.


El resto del mundo no está exento de una situación de constante y aborrecible violencia donde los jóvenes son los principales afectados, en ellos resuena más el horror, sirven como carne de cañón para grupos delictivos, son secuestrados y retenidos para venderles y usarles. En el último puñado de años la evidencia de desaparecidos se ha incrementado y no hay visos de que disminuirá pronto.

Mantenernos indiferentes fomenta el crecimiento de este caos, le deja el camino libre y llegará el punto en que sea irreversible incluso en el sentido simbólico. Con este acto simbólico se pretende renovar la vida de estos personajes, se les rescata, recuerda, se les hace resurgir, pero vagos, con velos, ahora son algo menos o algo más que humanos, paradójicamente utilizo un archivo muerto, de alumnos que no volvieron por sus papeles. Hacer uso de un documento de identificación como la fotografía infantil, que se utiliza en credenciales y demás documentación escolar (denotando un sector específico de población) y transgredirlo o transformarlo ilustra la desaparición al mismo tiempo que dota de nuevos significados y nuevas formas en las que pueden ser observados. En este proceso  es que la pieza cobra otro sentido que el mero hecho de evidenciar algo que ya es obsceno en su evidencia. Apunta a preguntas ontológicas, ¿es la muerte borrada o al menos ignorada, la muerte violenta, no digna, para poder purificar eso que llamamos vida?, ¿se apela a un estado de gracia, a una vuelta al origen, a la unidad, donde la multiplicación de un hombre sagrado y mítico ha llegado a multiplicarse por millones? Y ¿esto revierte en algo la situación que horroriza? 























No se murieron...
Los mataron...
los matamos...
los rescatamos...
los revivimos...



corrección de estilo: Felipe Bustos