Verdugos

Apuntes para re-pensar el paisaje

Hablar de expatriación nos remite obligatoriamente a pensar lo que significa patria y que relevancia tiene para cada ciudadano como un lugar de pertenencia y de afiliación. ¿Un territorio qué defender? Se hace común ahora que sea un lugar de exclusión de derechos y de diferenciación con el "otro", con el diferente, sea su origen étnico, preferencia sexual, género, capacidades diferentes; esto entendido en un sentido relacionado al Estado-Nación que ha tenido su paulatino establecimiento a lo largo de la modernidad, un Estado que activa mecanismos de vigilancia y control por medio de un sentir patriótico, un gobierno que ubica su territorio y el poder que ejerce sobre este.

Estos mecanismos de vigilancia se encaminan a construir una nación “más segura”, centralizando y procesando una base de datos Nacionales/Personales para poder rastrear y controlar las actividades de cada individuo. Es indudable el papel central de la economía, utilizando la máscara de lo político y lo histórico para construir esta pertenencia a la patria. El consumismo y la "globalización"  es la nueva patria, es el actual sentido de pertenencia a un ideario colectivo.

Este mismo camino lo sigue la lógica de la expatriación con el desplazamiento de ideales de bienestar, de beneficio y solidaridad dentro de un país. La expatriación paradójicamente es esa vigilancia impuesta por un estado autoritario, es la usurpación de un estado benefactor, quedamos en la distopía, en el caos, despojados de opinión y de capacidad de control de nuestro movimiento. La expatriación es el mecanismo de control por excelencia del Estado-Nación actual, el Globalizado. Ha creado todo un conglomerado de clases y tipos sociales sin patria, desde el migrante que debe pasar por ocho países para llegar a su meta hasta el empleado de cuello blanco que no duerme más que un par de días en el mismo país.
Buscando un sentido diferente a patria y expatriación invertimos el sentido de las cosas, es decir, la palabra expatriación tornará en un sentido positivo y deseable, la expatriación será vista como la utopía de liberación de estos mecanismos, para ello tendremos que repensar, re-simbolizar y re-significar lo que se entiende por patria, empezar desde el principio (quizá) empezar de cero. Es en esta re-simbolización en la que se ubica verdugos, una intervención In Situ, un dibujo con acrílicos sobre un muro; representa la expulsión del "Estado Único" obligándonos a repensar nuestro entorno y nuestro lugar deseable.

Nuestra patria es primero. ¿Qué patria es esta?

Felipe Bustos
Corrector de estilo


Executioners or ejectors

Notes for re-mean the landscape

Talking about Expat lead us forcefully to think what it means and what relevance does homeland for every citizen as a place of belonging and affiliation. A territory which defend? It is common now to be a place of exclusion rights and differentiation with the "other" in different, regardless of ethnic origin, sexual orientation, gender, disabilities; in a sense related to the nation-state that has had its gradual establishment throughout modernity, a state that active mechanisms for monitoring and controlling through a patriotic feeling, a government that establish its territory and the power exercised  on it.

These monitoring mechanisms are aimed to building a "safer" nation, centralizing and processing  a national / Personal data base to track and to monitor the activities of each individual. Undoubtedly the central role of the economy, using the mask of political and historical building belonging to this homeland. Consumerism and "globalization" is the new homeland, it is the current sense of belonging to a collective ideology.

This same way follow the logic of expatriation with shifting ideals of welfare benefit and solidarity within a country. The expatriation paradoxically is such monitoring, imposed by an authoritarian state, the usurpation of a welfare state, at a standstill in the dystopia, in chaos, stripped of opinion and ability to control our movement. Expatriation is the quintessential control mechanism of current nation-state, the Globalised. It has created a whole cluster of classes and types without a homeland, from the migrant who must go through eight countries to reach their goal, to white-collar employee who does not sleep more than a couple of days in the same country.

Looking for a different sense of homeland and expatriation we reverse the sense of things, that means, the word expatriate would turn into a positive and desirable direction, expatriation will be seen as the utopia of liberation of these mechanisms, for it  will have to rethink, re-symbolize and re-signify what is meant by homeland, by starting over new (perhaps), start from scratch. It is in this re-symbolization in which an intervention In Situ, a drawing with acrylics on a wall is located Executioners; represents the expulsion of the "Unique State" forcing us to rethink our environment and our desirable location.

Our homeland is first. What homeland is this?


Miguel Fco. Arizavalo
Copyeditor in English






























"il2520 Cuentos para dormir" hace alusión a un tono de azul muy particular, un tono que nos hace pensar en muchas situaciones de nuestro contexto inmediato, un color que simboliza lo violento, la guerra, la desesperación, pero, anticipando la ambigüedad de este enunciado la pieza brinca de lo textual a lo abstracto y puede insertarse en lo que se conoce como obra abierta...




























Del amor y otros monstruos

Somos de una generación, todos aquellos que nacimos en 1980, (de)formados por la televisión, con toda su gama de relatos: telenovelas, películas, caricaturas, noticieros, series, documentales. Cada formato configuró una formar de ver y entender el mundo. De la misma manera crecimos leyendo cómics, novelas gráficas, historietas, cuentos y demás relatos tradicionales. En medio de toda esta maquinaria de historias, fuimos el puente entre dos generaciones que padecieron y crecieron con la internet. Pasamos del mundo análogo al mundo virtual sin complicación, pues los juegos de video ya nos habían aleccionado. Las nuevas narrativas fragmentadas fueron asimiladas con tal naturalidad que pareciera que siempre estuvimos entre imágenes breves y palabras más breves.


Los catorce artistas reunidos aquí, muestran consciente o inconscientemente, distintas formas de narrar a través de las artes visuales. Sus relatos, casi siempre fragmentados e inconexos, expanden la linealidad y construyen variables infinitas. Javier Arjona, Daniel Berman, Atenea Castillo, Sergio Elefante, Sebastián Fund, Mario Hernández, Juan Sin, Paulina Lara, Laso, Sepeck Malacara, Rabí Montoya, Lucia Prudencio, Jimena Ramos y Rodolfo Sousa, se reúnen aquí por plantear alternativas de cómo contar una historia. De amor y otros monstruos no pretende ser la antología del arte emergente en Xalapa, sino una muestra breve de la escena artística local contemporánea, donde lo que se privilegia es esta potencialidad de narrar con la imagen.



Josué Martínez Rodríguez

Curador
Xalapa, Veracruz. México
2014













No se murieron...

Mención honorífica  en la 2a Bienal de Arte de Veracruz.
432 fotografías intervenidas con acrílico y plumón.
70x100cm
2014

No se murieron... versa en primer lugar sobre la violencia que ejerce el hombre sobre el hombre y sobre una práctica de recuperación. La pieza es una consecuencia del caos que predomina en nuestra ciudad, en nuestro bello estado y país donde día a día desaparecen personas, sean niños, niñas, jóvenes y adultos.

El resto del mundo no está exento de una situación de constante y aborrecible violencia donde los jóvenes son los principales afectados, en ellos resuena más el horror, sirven como carne de cañón para grupos delictivos, son secuestrados y retenidos para venderles y usarles. En el último puñado de años la evidencia de desaparecidos se ha incrementado y no hay visos de que disminuirá pronto.

Mantenernos indiferentes fomenta el crecimiento de este caos, le deja el camino libre y llegará el punto en que sea irreversible incluso en el sentido simbólico. Con este acto simbólico se pretende renovar la vida de estos personajes, se les rescata, recuerda, se les hace resurgir, pero vagos, con velos, ahora son algo menos o algo más que humanos, paradójicamente utilizo un archivo muerto, de alumnos que no volvieron por sus papeles. Hacer uso de un documento de identificación como la fotografía infantil, que se utiliza en credenciales y demás documentación escolar (denotando un sector específico de población) y transgredirlo o transformarlo ilustra la desaparición al mismo tiempo que dota de nuevos significados y nuevas formas en las que pueden ser observados. En este proceso  es que la pieza cobra otro sentido que el mero hecho de evidenciar algo que ya es obsceno en su evidencia. Apunta a preguntas ontológicas, ¿es la muerte borrada o al menos ignorada, la muerte violenta, no digna, para poder purificar eso que llamamos vida?, ¿se apela a un estado de gracia, a una vuelta al origen, a la unidad, donde la multiplicación de un hombre sagrado y mítico ha llegado a multiplicarse por millones? Y ¿esto revierte en algo la situación que horroriza? 



















No se murieron...
Los mataron...
los matamos...
los rescatamos...
los revivimos...



corrección de estilo: Felipe Bustos